Etiopía se viste de amarillo en San Valentín por las mujeres

El Movimiento Amarillo busca crear conciencia con respecto a la difícil situación que pasan las estudiantes en universidades y escuelas en el país.

Etiopía se viste de amarillo en San Valentín por las mujeres

Aunque San Valentín por lo general se asocia con el color rojo, en Etiopía un Movimiento Amarillo que busca crear conciencia sobre la situación de las estudiantes y su falta de necesidades básicas como toallas sanitarias, se ha tomado las calles del país en esta festividad.

Los miembros del movimiento recaudan dinero por medio de la venta de flores en las calles de la capital de Etiopía, Adís Abeba, y con este ayudarán a las mujeres. Así, los voluntarios del Movimiento Amarillo, consiguen las flores de una granja, arman ramos con éstas y las entregan personalmente al destinatario.

Blen Sahilu, profesional legal que dicta clases en la Universidad de Adís Abeba, y además cofundadora del movimiento, expuso las razones por las cuales se creó la campaña. Explicó que algunas estudiantes que no pueden comprar toallas higiénicas se ven forzadas a faltar a clases, cosa que afecta “directamente su desempeño educativo”.

Sahilu indicó que unas 150 estudiantes se benefician por la recaudación de fondos anual del Día de San Valentín.

Con respecto al color escogido para el movimiento, Sahilu dijo que el amarillo representa “el futuro que intentamos crear. El amarillo representa el sol que se eleva y un sol amarillo es el mejor símbolo de un nuevo día, un mejor futuro para todos nosotros”.

“Cuando hicimos el uniforme amarillo, nuestros amigos y seguidores empezaron a llamarnos ‘el Movimiento Amarillo’”.

La cofundadora del movimiento explicó que el movimiento busca convertirse en “un llamado constante a la equidad de género. Nuestro objetivo principal es asumir la responsabilidad del espacio que ocupamos: la universidad. Y hace preguntas relevantes sobre la equidad de género, justicia, violencia de género, prácticas culturales y el cambio social”.

“Organizamos eventos semanales que llamamos Días de Mesa. Sacamos una mesa y nos acomodamos debajo de un árbol o una locación accesible para los estudiantes y los involucramos en debates que traten temas que consideramos cruciales”, relató Sahilu.

Con el dinero que recaudan y que les dan a las estudiantes, ellas pueden comprar materiales de higiene básicos.

Sin embargo, el número de mujeres que necesitan apoyo en este sentido es mucho mayor de lo que la iniciativa puede abordar.

La primera recaudación de fondos del Día de San Valentín que organizó el movimiento recibió un total de 4.000 birr etíopes (USD 147) y ayudó únicamente a dos estudiantes. Pero en su quinto año, el grupo logró recaudar 301.000 Birr etíopes (USD 11.086)

“Esperamos hacer más, pero también hacer campañas por soluciones más sostenibles exigiendo a la universidad que asigne fondos para esta y otras causas esenciales. Especialmente apoyando a estudiantes con discapacidades”, agregó la cofundadora del Movimiento Amarillo.

Desafíos culturales

Hawi Geleta Deksisa, estudiante de tercer año de derecho en la Universidad de Adís Abeba y voluntaria del Movimiento Amarillo, dijo: “nuestro mayor desafío es que la mayoría de gente cree que estamos promoviendo la cultura occidental”.

“Pero quiero que las personas entiendan que lo que estamos haciendo es ayudar a las estudiantes que tienen complicaciones financieras”.

El Día de San Valentín es un evento ajeno para la mayoría de etíopes. Pero recientemente, esta festividad ha sido acogida, sobre todo en las zonas urbanas. Su popularidad se ha extendido a algunas partes de la ciudad de Adís Abeba.

Biniam Alemayehu, donante del movimiento, asegura respaldar la iniciativa del Día de San Valentín porque él sabe que así puede ayudar a las jóvenes a dar continuidad a sus estudios.

“Supe del Movimiento Amarillo hace cuatro años por Twitter y sentí que tenía que participar en esta buena causa. Y estoy orgulloso de hacer parte de esto”.

“La razón específica que me acerca a esta causa es que, en un país como el nuestro, escuchas y ves a muchas chicas que faltan a sus escuelas por no poder costear necesidades básicas, lo que afectará sus futuros logros”, explicó Alemayehu.

“La igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres sólo se puede lograr si los hombres toman parte en esto junto con ellas, así que los hombres se deben involucrar como defensores y denunciar la discriminación y las desigualdades”.

*Daniela Mendoza contribuyó con la redacción de esta nota. ​

Okuyucu Yorumları 0 yorum
Diğer Haberler