Grupo de Lima sí tiene impacto en crisis de Venezuela, según expertos

Aunque el Grupo no es una institución con reglas establecidas o cláusulas democráticas, sus acciones sí pueden tener un fuerte impacto en el país, de acuerdo con expertos consultados por la Agencia Anadolu.

Grupo de Lima sí tiene impacto en crisis de Venezuela, según expertos

El Grupo de Lima (GL), conformado por 14 países latinoamericanos, decidió este martes excluir a Venezuela de la VIII Cumbre de las Américas, el 13 y 14 de abril próximo en Lima, Perú.

Aunque el Grupo no es una institución con reglas establecidas o cláusulas democráticas, sus acciones sí pueden tener un fuerte impacto en Venezuela, que atraviesa una crisis política, económica y social sin precedentes. Así concuerdan dos internacionalistas consultados por la Agencia Anadolu.

Mauricio Jaramillo Jassir, docente de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario, aclaró que aunque el Grupo es un foro “sin instancias permanentes, sin cláusulas democráticas que permitan sancionar a un tercer Estado, como sí lo tienen la OEA, Mercosur o Unasur”, sí puede hacer mucho para hacer frente a la situación en Venezuela.

Según Jaramillo, los países del GL pueden tomar medidas más fuertes como la anunciada ayer, respecto a la Cumbre.

“Venezuela está muy lejos de la OEA, entonces poco o nada le importa esto. Lo que sí le importa son los coletazos que pueda tener su relación directa (del Grupo) con Estados Unidos y con la Unión Europea”, recalcó.

De acuerdo al experto, lo que “diga y haga” esta instancia regional lo tienen en cuenta el Consejo Europeo y la Comisión Europea, ya sea para aumentar las sanciones contra algunos funcionarios venezolanos, un hecho “fatal porque se especula que algunos tienen activos en bancos españoles”, o el Departamento de Estado y el Senado estadounidense, para aumentar las sanciones “ya nefastas” sobre la economía venezolana.

“Directamente el Grupo de Lima no puede hacer mucho”, pero lo que diga sí es vital para reforzar, flexibilizar o levantar las sanciones del norte.

El experto señaló que el lobby político que puede hacer el Grupo, es vital para aislar más a Venezuela, tanto a nivel político y económico, y ya sea en la región o a nivel mundial.

“Por más que se diga que no se puede hacer nada más, el aislamiento puede ser mucho peor; en política todo puede ser peor y Venezuela puede tocar más fondo”, aseveró Jaramillo, quien puso el caso de Cuba, que a su juicio no tuvo, “ni en los peores momentos de la Guerra Fría”, una situación tan crítica como la que vive el país sudamericano.

El docente confirma que hoy por hoy, Venezuela no tiene un aliado internacional importante que lo pueda subvencionar.

Jaramillo vaticinó que es inminente que en las próximas semanas se venga una ronda de sanciones más fuertes para Caracas, y un agravamiento de la crisis, y como ejemplo el hecho de que Venezuela ahora debe optar por pagar la deuda externa o por comprar alimentos y medicinas, “algo que nunca había sucedido”.

Ronald Rodríguez, investigador del observatorio de Venezuela de la misma casa de estudios, también considera que el Grupo de Lima tiene un papel determinante en este caso.

“El Grupo puede llegar a generar una serie de presiones importantes en diferentes círculos”, señala.

Rodríguez explica que los países que hacen parte de esta instancia, pueden coordinarse para actuar en forma conjunta en algunos escenarios multilaterales como la OEA u otros más grandes, como Naciones Unidas. Además, reconoció los resultados que ya han tenido, como el hecho de que Estados Unidos busque coordinarse con el Grupo en una posición común.

“En ese orden de ideas, se pueden empezar a plantear cosas que en el continente no se habían hecho”, aseguró el docente al recordar que por mucho tiempo las naciones latinoamericanas fueron “quisquillosas” a inmiscuirse en la política interna de otro Estado, incluso en escenarios de deterioro democrático.

“Pero los tiempos han cambiado y las acciones del Grupo de Lima puede generar acciones coordinadas muy en el tono de las sanciones que se están materializando hoy”, añadió.

El experto señaló que de lograrse en instancias diferentes a la latinoamericana, comportamientos similares al no reconocimiento de las elecciones presidenciales anunciadas por el Gobierno, “se marcaría un precedente respecto al carácter de legitimidad en ese país y dificultaría el papel internacional de Venezuela, que puede llegar a convertirse en un paria”.

Rodríguez recordó que dentro de la lógica de la revolución bolivariana “había un afán por la internacionalización” y que uno de los factores que más pesó en la elección de un sucesor de Hugo Chávez, fue el carácter internacional que tenía Nicolás Maduro, reconocido por la comunidad latinoamericana.

El investigador confirma que la gran derrota que ha vivido la revolución bolivariana ha sido en el ámbito internacional: la imagen de “Chávez, que antes era visto como un líder demócrata y admirado por académicos”, se acabó, y hoy muchos de los que admiraban al líder venezolano, “no quieren tomarse la foto con Nicolás Maduro”.

“Si una cosa ha cambiado en los últimos cuatro años, es que el proyecto bolivariano no es visto como un referente democrático en el mundo, sino todo lo contrario”, aseveró.

Ronald Rodríguez recalcó que el Gobierno venezolano tratará de aguantar lo más que pueda, incluso llegando a “sacrificar” a su pueblo, generará lógicas vedadas de salida de venezolanos, y hará que sea una migración ilegal para coartar derechos políticos y obtener recursos a través de remesas.

Por último, el experto prevé que la crisis venezolana se extenderá por una década más: “la migración de venezolanos a otros países durará una década y la reconstrucción del país tardará lo mismo”.

Okuyucu Yorumları 0 yorum
Diğer Haberler