Hablan los jóvenes que han sido obligados a combatir para el PYD/PKK

“Si no vienes, vamos a tomar a tu hermano menor, a tu hermana o a tu mamá”, dijo uno de los niños que fueron obligados a alzarse en armas.

A medida que continua la Operación Rama de Olivo en la región de Afrin, al noroccidente de Siria, los jóvenes que han sido forzados a alzarse en armas para combatir con el grupo terrorista PYD/PKK recuerdan cómo fueron reclutados por la organización y las cosas que han tenido que pasar.

Hablando para la cadena televisiva estatal de Turquía, TRT, un niño de 10 años que no dio su nombre dijo: “El YPG me obligó a alzarme en armas y me enviaron a entrenar. Estuve ahí durante 12 días”.

El YPG es el ala armada del PYD/PKK.

“En el día número 13, escapé de allí en compañía de mi amigo Bashir porque ellos no eran buenas personas. Nadie llegó allí por voluntad propia. Nos metieron a unos carros y querían que firmáramos un montón de papeles y luego, nos hicieron usar camuflajes. Nadie se unió [al YPG] voluntariamente”, relató el pequeño.

Otro niño, que tampoco dio su nombre, dijo que su padre no pudo evitar que el grupo terrorista se lo llevara.

“Mi padre no aceptó que me reclutaran. Ellos insistieron en reclutarnos y mi padre discutió con ellos, pero no pudo evitar que me trajeran aquí”, indicó el niño. Agregó que “el YPG y el PKK tienen que salir de Afrin (…), es el pueblo el que está sufriendo”.

Secuestrado con un costal

Un muchacho de 16 años, llamado Orik, comentó que fue en medio de una festividad, cuando él intentaba cruzar la frontera hacia Turquía para poder reunirse con su hermana, que fue capturado por el grupo terrorista.

“Llegué a Turquía para poder ver a mi hermana mayor en un festival. El YPG me atrapó y me dijeron que me alzaría en armas, incluso a la fuerza. Me metieron en un gran costal y me llevaron al combate en un carro”, recordó Orik.

“Nos llevaron a todos a la fuerza”.

“El PKK nos persiguió a todos, nos golpeó y nos trajo aquí por la fuerza. No vinimos aquí voluntariamente. Está claro qué personas aquí vinieron voluntariamente”, aseveró el joven, agregando: “solo tengo 16 años y me llevaron a la fuerza a una guerra de la que no tengo conocimiento”.

Orik dijo además que el grupo terrorista no tiene nada que ver con el islam.

“Te prohibían rezar. No puedes ir a la mezquita. Si lo haces, te golpean y te persiguen”.

“Lo que quiero es que nuestras vidas sean normales de nuevo. Que el YPG nos deje”, pidió el joven. “Están desarrollando actividades en cuatro países, pero no pueden. Al final, ellos serán derrotados”.

“Ellos arman a niños muy pequeños”

“Un día, ellos me detuvieron y me dijeron que me alzaría en armas”, dijo otro niño, que no dio su nombre ni edad, y agregó: “no quería que pasaran estas cosas. No tengo ningún problema con los árabes, turcos o cristianos. Aquí podríamos vivir como hermanos”.

“¿Qué pasó cuando nos reclutaron? ¿Qué pasó cuando combatimos?”, preguntó el niño.

“Ellos armaban incluso a un bebé que aún estaba siendo amamantado por su madre”.

Otro joven, de 18 años, dijo que el grupo terrorista lo obligó a alzarse en armas cuando los otros miembros de su familia, incluyendo su madre, fueron amenazados. “Me tomaron diciendo que era un servicio militar. Mi padre está muerto. Yo necesito alimentar a mi familia. Les dije: ‘no tengo a nadie y necesito cuidar a mi familia’”.

“Me dijeron que tenía que prestar el servicio. ‘Si no vienes, vamos a tomar a tu hermano menor o a tu hermana. Si ellos no quieren venir, tomaremos a tu madre. Una persona de cada familia tiene que hacer servicio militar’”, relató el joven de 18 años.

Al menos 1.028 terroristas del PYD/PKK han sido “neutralizados” desde el 20 de enero, cuando Turquía lanzó la Operación Rama de Olivo, la cual busca acabar con elementos del PYD/PKK y Daesh en la región siria de Afrin.

El Ejército de Turquía explicó que la operación se lleva a cabo bajo el marco de los derechos de Turquía, basándose en el derecho internacional, en decisiones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en el derecho a la defensa propia estipulado en la carta de la ONU y en el respeto a la integridad territorial de Siria.

También aseguró que solo se estaban atacando blancos terroristas y que “se le estaba dando mayor importancia” a no lastimar a ningún civil, explicando de igual forma que la operación continúa “exitosamente”, de acuerdo con los planes.

Afrin ha sido un importante escondite para el PYD/PKK desde julio de 2012, cuando el régimen de Bashar al-Assad abandonó la ciudad sin oponer resistencia.

*Daniela Mendoza contribuyó con la redacción de esta nota. ​

YORUMLARI GÖR ( 0 )
Okuyucu Yorumları 0 yorum
Diğer Haberler