Preocupación en la ONU por las crecientes muertes en Siria

El portavoz adjunto de la ONU, Farhan Haq, informó que 1.200 escuelas en Idlib siguen cerradas debido al ambiente hostil que predomina en el área.

Naciones Unidas dio a conocer este miércoles su preocupación por el número en aumento de las muertes de civiles a causa de la guerra civil en Siria.

En una rueda de prensa, el portavoz adjunto de la ONU, Farhan Haq, dijo que los intensos ataques aéreos y el bloqueo en Guta Oriental, suburbio ubicado en Damasco, han causado la muerte de decenas de personas en las últimas 48 horas.

Guta Oriental ha permanecido bajo el asedio de las fuerzas del régimen de Bashar al-Assad durante cinco años y desde hace ocho meses se han intensificado los ataques a esta región.

Se restringió completamente el acceso humanitario para sus casi 400.000 habitantes, imposibilitando prácticamente el ingreso de comida o medicinas al distrito y dejando a miles de pacientes a la espera de recibir sus tratamientos.

Haq dijo que la ONU también está preocupada por la seguridad y protección de los dos millones de personas que viven en la ciudad de Idlib, en donde se siguen reportando ataques aéreos diariamente, resultando en la muerte de civiles con muchos otros lastimados, además de la destrucción de la infraestructura en el lugar.

“En los pasados tres días, la ONU ha recibido reportes de ataques aéreos en Idlib que han resultado en muertos y heridos y han dañado instalaciones médicas, escuelas y otras estructuras de civiles”, informó Haq, señalando que más de 1.200 escuelas siguen cerradas debido al actual ambiente hostil, afectando a miles de estudiantes en la ciudad.

Haq hizo un llamado al cese de las hostilidades en Idlib, Guta Oriental, Afrin y Al Raqa para dar paso al acceso humanitario y la evacuación médica.

Adicionalmente, se espera que el Consejo de Seguridad de la ONU anuncie una fecha para discutir la situación humanitaria en Siria, especialmente en Guta Oriental, por petición de Suecia y Kuwait, quienes presidirán la sesión del Consejo de Seguridad en febrero.

Ubicado en el norte de Siria, cerca de la frontera con Turquía, Idlib se encuentra en el medio de una red de áreas de desescalamiento (establecidas en Siria por Turquía, Rusia e Irán), en la cual se tienen expresamente prohibidos los actos de agresión.

Sin embargo, el régimen sirio ha violado repetidamente el tratado y ha atacado áreas residenciales en lugares controlados por la oposición como Idlib.

La agencia de defensa civil siria anunció a principios de mes que, en 2017, un total de 1.337 civiles murieron en Guta Oriental como resultado de los ataques de las fuerzas del régimen. Entre las víctimas, se encuentran 12 miembros del régimen.

Solo en enero, 211 civiles fueron asesinados y 1.447 más resultaron heridos por los ataques en la zona.

Siria hasta ahora empieza a emerger de una devastadora guerra civil que inició en 2011, cuando el régimen de Bashar al-Assad lanzó una feroz campaña militar que tenía por objetivo reprimir las protestas en pro de la democracia.

Desde entonces, según reporta la ONU, cientos de miles de personas han sido asesinadas en el conflicto y millones más han sido desplazadas, aunque los funcionarios del régimen aseguran que los civiles muertos por el conflicto hasta ahora llegan a los 10.000.

*Daniela Mendoza contribuyó con la redacción de esta nota. ​

Okuyucu Yorumları 0 yorum
Diğer Haberler